sábado, 12 de noviembre de 2016

PRESENTACIÓN OFICIAL DE LA GUÍA PARA VISITAR LAS ESCUELAS DEL AVE MARÍA



      Eran las cuatro de la tarde de uno de los días más calurosos de este verano, en este mes de septiembre, del año 2016, por la Gracia de Dios, que se quiere despedir lanzado, no por su boca, sino por su final, ya que nos encontramos en la terminación, bocanas de fuego que nos anonadan, nos agobian, nos ponen la mente con un atolondramiento tal, que nuestros pensamientos deambulan en un estado de éxtasis anodino, sin saber si somos de este mundo o de otra galaxia.



     He dicho, eran las cuatro de la tarde cuando después de los reglamentarios aseos, afeitado, ducha, y demás menesteres que intentan poner el cuerpo en disposición de enfundarse el traje, y demás aditamentos que exigen las circunstancias, en las que se va a participar, una vez colocados para estar a la orden de lo que mandan los protocolos en estas circunstancias, aunque estés reventando de calor, esperando la hora de partir, una pequeña ruleta que gira lanzando el aire, a la que llamamos ventilador, me alivia un poco de los sudores que intentan volver a cubrir mi cuerpo.
      Una voz me reclama. Es la de la persona que, a mi lado, durante largos cincuenta años, siempre ha intentado que me presente en los actos solemnes, de la manera más correcta que exigen los cánones, aunque revientes de calor.
      -¿Le cambiamos la insignia del Ave María del otro traje, donde se encuentra, al que te has puesto?
     -Claro que sí, mi querida esposa, aunque el Ave María, la llevamos impresa en nuestro interior, nunca está de más que luzca en la solapa, como estrella refulgente que alumbra y que pregona a los cuatro vientos quienes somos, de dónde venimos, y hacia donde caminamos.


                                              Edificio Central de la Caja Rural de Granada
    
      Cinco menos cuarto de la tarde, en la Plaza de este emblemático barrio del Realejo un taxi, a cuyo conductor hay que decirle que encienda el aire acondicionado, -¿será por ahorrarle energía al vehículo?- nos traslada al edificio de la sede Central de la Caja Rural de Granada.


                                                                    Barrio del Realejo
   
     Cinco de la tarde. No somos los primeros ya hay gente que está entrando, entre ellos Gregorio Toribio, un querido compañero, que me recibe a la entrada de este majestuoso edificio, 
                                                         Gregorio Toribio López
donde hace años tomaron aposento una gran cantidad de obras artísticas de mi cosecha, que durante una quincena de días fueron expuestas.


      Sobre una larga mesa se encuentran las guías para que se las puedan llevar los interesados, y al cargo de ellas una serie de avemarianos dispuestos a despacharlas.
     
                                                                Salón de Actos de la Caja Rural
     
      El gran Salón de actos en estos momentos está completamente desierto, las cuatrocientas butacas esperan sentir, en pocos minutos  el calor de los que sobre ellas van a reposar.

                                               Viki, comprueba que todo está en consonancia
     
     No se puede cometer ningún fallo en la exposición, esto siempre lo he tenido muy presente, en cualquier acto en los que he participado, de ahí que Victoria, nuestra querida Viki,  -al unísono, hemos  hecho un perfecto montaje de lo que se va a exponer, ciento cincuenta fotografías-, se preocupa de ir comprobando que tanto ordenador como pantalla receptora están  en perfecta consonancia.
      
                                     La gente va ocupando, poco a poco, todo el grandioso Salón de Actos. 
     
      Cinco y media de la tarde, la gente va entrando y, poco a poco, las cuatrocientas butacas, que alimentan este grandioso salón, se ven completamente ocupadas.

                                     La Catedrática doña Amelina Correa Ramón, honró el acto con sus asistencia
                                                          Una de las dedicatorias       
     Algunos más previsores, pensando que al final va a ser más complicado que les dedique la guía, se me acercan para que cumpla con ese requisito que, a mí personalmente, no me molesta sino todo lo contrario me satisface.


                                                  La Presidencia de las Jornadas Pedagógicas
    
      La presidencia formada por los miembros del Patronato: D. Emilio Atienza Rivero, D. Antonio Almendros. D. Manuel Sola, D. Antonio Mazuecos, y el Director General Académico de las Escuelas del Ave María, D. Leandro García Reche, se da la apertura al acto, con palabras del señor Presidente, 

                                                    Los dos conferenciantes conversan

mientras los dos ponentes de la tarde, D. Andrés Palma Valenzuela, avemariano y profesor de la Facultad de Ciencias de la Educación, y éste servidor que intenta resumir cómo fue todo, dialogan a los pies del estrado.

                                                        D. Leandro García Reche
   
       D. Leandro, invita al primer conferenciante, José Medina Villalba, a subir al entarimado.
     Las palabras fluyen, del Director de las Escuelas del Ave María, sacando a relucir la trayectoria del primer conferenciante que, durante cuarenta años, ha estado ejerciendo su labor docente dentro de la Institución, lugar donde vio la luz al venir al mundo, 


                                    Visita Pedagógica de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Granada

su labor constante como educador, sus trabajos y obras didácticas orales y escritas en sus diversas publicaciones, el derroche de energía que actualmente sigue haciendo como guía pedagógico, a las diversas visitas que vienen al Colegio, así como otras actividades…



    Desde estas páginas, quiero agradecer, con toda sinceridad, las palabras elocuentes hacia mi persona, que modestamente acepto, salidas de la boca de D. Leandro García Reche.
      -Buenas tardes.
       (Estas son mis primeras palabras).
    

     -Ya hay que tener valor, con la que ¡está cayendo!, para estar aquí a estas horas, ¡hay que echarle….!, lo que agradezco de todo corazón, el esfuerzo que estáis haciendo.
    -Señor Presidente del Patronato de las Escuelas del Ave María, señores patronos, directores generales, compañeros y amigos todos.


                                                          D. José Montero Vives
     
     En primer lugar un recuerdo para nuestro querido D. José Montero Vives, recientemente desaparecido.
     Al ver este salón repleto de gente, profesorado avemariano, familiares, amigos, antiguos alumnos…, me recuerda un comentario que me hizo, Pepe Montero, al ver completamente lleno el Salón de Actos de la Gobernación, pasillos colindantes, e incluso gente que se quedó fuera, en la presentación de la obra “118 años de Historia de las Escuelas del Ave María. Colonia de Valparaiso, (1889-2007).



     -Chiquillo, tienes más capacidad de convocatoria que “El Cordobés”.
     Simplemente tengo que decir que la capacidad de convocatoria no es de José Medina, que es solamente el portavoz, sino del título que lleva aparejado, verdadero artífice, las Escuelas del Ave María, ellas son realmente las responsables de esta asistencia.
     Espero que hoy ante el magnífico personal que llena el auditorio, todo salga  “a pedir de boca”.
    
                                                José Medina Villalba en su disertación

    Esta guía que acaba de ver la luz, por lo que doy las gracias a este Patronato que, desde el principio, se interesó por ella, siendo el principal promotor para que se publique, gracias también a la Junta Directiva de la Asociación de Antiguos Alumnos del Colegio Seminario de Maestros, que desde que la puse en su conocimiento, han estado constantemente impulsando para que saliera.


                                                        Carmen de Santa María       
      Guía, que la podemos considerar, turística, pedagógica, recreativa, del pasado y del presente, es el móvil que te ha de llevar a conocer, a través de su lenguaje y de las innumerables fotografías, la realidad de un Centro Pedagógico, tal como fue en el pasado, desde que lo fundara D. Andrés Manjón, los cambios evolutivos durante ocho décadas,


                                                 Carmen de Santa María en la época de Manjón

(periodo en que se han realizado los transgresivos  cambios) y la realidad de la situación actual, de la que el autor de esta conferencia puede dar fe por haber sido testigo presencial de su desarrollo vital, en el mejor lugar de la ciudad, en este inconmensurable marco, que no es otro sino el Valle de Valparaiso.

                                               Carmen de Santa María en la época de Manjón

      Desde que me jubilé, me convertí, además de realizar otras actividades, en el guía pedagógico para la diversidad de innumerables grupos que han venido a las Escuelas, desde representantes pedagógicos, a nivel nacional e internacional, con motivo de los diversos Congresos Pedagógicos celebrados en Granada, alumnos, profesores, y catedráticos de las distintas Universidades Españolas, de grupos y asociaciones, colegios de Granada y de fuera…

                                                 Carmen de Santa María en la actualidad

     Sin embargo quería dejar por escrito, para cuando mis fuerzas no me lo permitan, o simplemente para cualquiera, individual o colectivamente, quiera visitarlas, poder llevar como lazarillo conductor este manual.

                                                Carmen de Santa María en la actualidad
    
      Muchos de los que os encontráis aquí, habéis asistido a exposiciones mías, sobre Manjón y su Pedagogía, sois conocedores de las cosas que vais a oír, las practicáis y las dais a conocer a vuestros alumnos, otros llegados recientemente conocen algo menos, otros las vivieron en su infancia, y otros invitados, a lo mejor, por primera vez, se van a recrear en lo que voy a exponer.


                                                           Entrada al Colegio época de Majón. (1921)
                                                        Entrada al Colegio en la actualidad
                                                         Dintel de entrada (1921)
                                                 Entrada actual al Colegio
     
        La temática, desde que se entra por la Cuesta del Chapiz hasta que se sale por el final, es la de irle haciendo ver al visitante, la parte estructural del Colegio, cómo se encontraba en la época de Manjón, su evolución y el estado actual, la vida de su fundador distribuida en fragmentos a través del recorrido, para no cansar demasiado sobre su biografía, la descripción de los siete cármenes que compró y unió en uno solo actualmente desaparecidos, como tales, por las exigencias que los cambios evolutivos, a través del tiempo, han ido imponiendo.

                                                      Valle de Valparaiso

      Despertad en el espectador sentimientos poéticos que se van filtrando en la contemplación de cualquier recoleto y romántico rincón,  al estar impregnados y sumergidos en la belleza inconmensurable de este maravilloso valle.


                                              Clase de Anatomía al aire libre      
     Conocer los fundamentos principales en los que está basada la Pedagogía Manjoniana, anecdotarios de sucesos acaecidos, personajes ilustres que las visitaron y lo siguen haciendo,-basta echarle una ojeada al libro de visitas- 


                                                 Grupo escultórico de Torcuato Ruiz del Peral

obras artísticas, juegos didácticos de aquella época algunos convertidos en piezas de museo, otros utilizables, para dar a entender la importancia que tiene el juego en nuestra Pedagogía, lecciones prácticas desarrolladas y todo lo más importante que pueda dejar en el visitante un buen y agradable conocimiento de la gran obra manjoniana en todos los aspectos.

                                               Seminario de Maestros del Ave María. (1921)
                                                Seminario de Maestros del Ave María. (1921)      
     Al final hay un apartado dedicado al Seminario de Maestros, hoy convertido en una parte más, englobada en un todo, formando éste gran complejo que llama Escuelas del Ave María, Casa Madre.
     En ese último apartado se describe toda la trayectoria desde que lo fundara D. Andrés, al que le llamó: “La niña de sus ojos”.

                                                          Contraportada de la Guía
     
     Todo el resumen que aparece en la contraportada, así como al pie de las diversas fotos, se encuentra además de en castellano, en inglés, trabajo realizado por la profesora, Victoria Elisalde González.
    Antes de realizar la visita, para abonar el ambiente en el que se iba a desarrollar, expuse una serie de hechos relacionados con:


                                                   El Colegio está en el Valle de Valparaiso

1.- Situación del Colegio.

2.- Aldea donde nació el fundador.


3.- Su familia. Destacando sobre todo a su madre Dñª Sebastiana Manjón.


4.- La detestable escuela y maestro que le tocó vivir.

                                                      Andrés Manjón seminarista
5.- El Seminario de Burgos.

                                                       Andrés Manjón Catedrático

6.- Doctor en Derecho Civil y Canónico.
7.-Catedrático en Santiago de Compostela.


                                                  Por los suburbios de Granada

8.- Llegada a Granada y contacto con la ciudad, sobre todo por los barrios más deprimidos.

                                                       Andrés Manjón Canónigo

9.- Canónigo en la Abadía del Sacromonte.


                                                   Con "La Maestra Migas"

10.- Encuentro con la “Maestra Migas”.

                                         El primer carmen que compró, el "Carmen de los Naranjos" 

11.- Compra del Carmen de los Naranjos. Nacimiento de nuestras Escuelas. (1889)

                                                        Un carmen albayzinero

12.- Visita a un carmen del Albayzín, con el objeto de que el auditorio se hiciera una idea de cómo fueron, en épocas pasadas, los siete cármenes que componen este recinto de 900 metros de longitud.
13.- Comienzo de la visita.

                                            Carmen de Santa Isabel (Carmen de Salazar). Entrada al Colegio
       
       Se fueron proyectando fotografías de la primitiva y regia entrada de la época de Manjón, cuando compró este carmen, el último de los siete, cedido por D. Enrique González Carrillo que lo había comprado para regalárselo a D. Andrés por el simbólico precio de mil pesetas.



                                      Mi familia, a la espaldas el jardín que había a la entada del Colegio
     
      Jardín de la entrada con su enorme glorieta, cerezo con ramas que lindaban con la ventana de mi dormitorio, bastaba alargar la mano para deleitarse en aquellas hermosas “cerezas de cabrito”; recuerdos inolvidables, entre ellos, el perfume, que aún recrea mi pituitaria, de la adelfa del rincón del jardín.

                                                   Primitiva y actual entrada al Colegio
                                                      Cobertizo a la entrada del Colegio
    
       Cobertizo de clase al aire libre, pequeña granja de animales a la espalda, glorieta de la Virgen y despedida de todos los alumnos acompañados por la banda de música al finalizar la escuela, cantando el Ave María; después salíamos  dejando en el aire la letra de una música salida de la boca de los alumnos:


                                               Despedida y salida del Colegio (1021)

“Cumplimos en la escuela
con nuestra obligación,
demos por ello gracias,
mil gracias, al Señor.
Él nuestro entendimiento
dignóse iluminar;
Señor: bendita sea
 por siempre tu bondad.
Ya del descanso


                                              Paseo central en el Carmen de Santa Isabel
la hora llegó,
vamos a casa
sin dilación,
y a nuestros padres
que allí estarán,
uno y mil besos
les hemos de dar:
Colegio querido
de mi corazón:
el Señor te guarde,
quédate con Dios.



      Huerta de ricas ciruelas, vivero y alcaparras deslizándose por los tapiales que lindan con los jardines de la Escuela de Estudios Árabes.

                             Lugar donde se encuentran los edificios de: Secretaría, residencia,, biblioteca, clases...
     
      Este sector se convertirá con el paso del tiempo en el lugar donde se encuentran actualmente: secretaría, biblioteca, salón de actos, residencia de alumnas internas.


                                           Los parrales eran los mejores toldos del paseo central
    
      Los parrales eran los mejores toldos que cubrían el paseo central desde la entrada hasta el final del colegio, con sus racimos de uvas colgando como farolillos de feria.

                                                     La Acequia de San Juan     
      La acequia de San Juan o Axaris, donde los niños hacían batallas marineras, teniendo como proyectiles las piedras y como veleros las hojas de bambú, era la que limitaba la huerta de la derecha donde abundaban las higueras, con aquellos ricos higos isabeles, que quitaban el sentido, perales, viñedo, olivos, manzanos, zarzales de ricas moras, chumberas, huerta donde se criaban, tomates, pepinos, maíz, que liberaron a mí y a mi familia de los rigurosos golpes de la hambruna de la década de los cuarenta. Era la huerta de Torcuato, mi padre.

                                                  Palacio de los Córdova
     
     Vistas al Palacio de los Córdova, proceso de su construcción y errores al colocar los artesonados.
    


                                  Entre la pista deportiva y el Palacio de los Córdova, está el horrendo edificio
                                                                                           donde estaba el Carmen del Negro
  
      El “sacrilegio” más horrible que se ha cometido con la destrucción de uno de los cármenes más bellos, el Carmen del Negro, o de Guerri “el fotógrafo”, para convertirlo en el mamotreto de cemento, más monstruosos que haya podido ver el ojo humano, sin que actualmente se le haya dado ninguna aplicación. La especulación a la orden del día.

                                                  La conocida como clase de los Papas
      
     Vendría después la clase de los Papas, y la curiosa anécdota que le ocurrió a D. Fernando Fernández Crespo, con su señora y la confusión de Papas, por papas (patatas). 


                                                      D. Fernando Fernández Crespo

      Fue uno de los maestros que dejaron huella en la Casa Madre, que aficionó a muchos de sus alumnos al maravillosos arte de la pintura.


     Los tres mapas en relieve, el vivero escolar, el jardín de la palmera, y ascendemos a planos superiores, donde jardines y fuentes nos van acompañando durante el recorrido.

                                   Aulas construidas en el año 1955, donde se ubicó la Escuela de Magisterio
    
     El huerto de chumberas limítrofe con el camino del Sacromonte, que los alumnos lo convirtieron en campo de deportes y donde surgió en 1955, la nueva Escuela de Magisterio.

                                              Jardines de la Escuela de Estudios Árabes
     
     Contemplamos los jardines de la Escuela de Estudios Árabes, hoy Centro de Investigaciones Científicas, Casa Dar-Albaida donde vivieron los moriscos Lorenzo el Chapiz y Hernán López el Feri, 


                                           Un grupo de visitantes. Alumnos de la Universidad de Granada 

y la esplendidas vistas que desde allí se pueden observar, la Alhambra, las torres de las Iglesias de San Pedro, Santa Ana y en la lejanía la Vega y las Sierras de Almijara y Tejeda.


                                                       Un momento de la exposición     
     El moderador, dado que el tiempo apremiaba, dio por finalizada mi intervención, se “encendió la luz roja”, como en el Congreso de los Diputados, habiendo quedado en el “tintero”, mucha Pedagogía Manjoniana por explicar, derroche de poesía que desprende el colegio en cualquier sitio y época del año, anécdotas curiosas de las tres burras, que sirvieron de vehículo, a D. Andrés Manjón, 



 lecciones prácticas en los diversos gráficos, el mapa en relieve y actuaciones en él, obras de arte en la Capilla e historia de la misma, museo y habitaciones íntimas de D. Andrés Manjón, 


                                            Firmas de Miguel de Unamuno y de la catedrática, Amelina Correa Ramón

      Libro de Visitas y personalidades que en él han dejado sus impresiones, con comentario de algunas de ellas.


                                                         Carmen de Santa Ana      
      Carmen de Santa María y de Santa Ana, rincones recoletos y románticos, los primeros talleres profesionales, lavandería, imprenta, alpargatería, huertos escolares y pradera. 



      Visitas de personalidades, todo ha quedado a expectativas de una nueva intervención.
       Forzando un poco la situación, a pesar de todas las descripciones brevemente hechas, pido recitar una bella poesía de un avemariano, poeta albaicinero, Manuel Benítez Carrasco, 


                                                           Manuel Benítez Carrasco

donde describe, la vegetación, maestros, Pedagogía, capellán, banda de música, diabluras de la chiquillería, aquella acequia, hoy sepultada, lugar de juegos y diversiones, aparece el nombre de una maestra Dñª Águeda, y de dos maestros, D. Facundo y D. Ramón, a los que conocí personalmente, la figura del capellán y director, D. Juan Garrido Requena, vilmente asesinado, el uso del canto acompañando las distintas materias, que nos van a dar una idea de aquellas vivencias de la época de D. Andrés y años posteriores.

                             POR LOS CAMINOS DE MI ESCUELA


                                              Con agua de infancia me estoy bañando

Me estoy bañando en mi infancia;
con agua de infancia estoy
salpicándome las sienes;
¡qué bien me sienta este baño
de primera comunión!

Los niños cantan y cantan…
(con ellos cantaba yo…)
“… de diez me llevo una,
de veinte, dos,
de treinta tres…”
del alba me llevé el sol
y de todas las estrellas
me llevé el beso de Dios.


Geografía al aire libre,
mares a mi alrededor.
Y el Darro allá abajo era
el estudiante mejor;
agua y agua, cielo y espejo,
nieve, nube, espuma son…


El sistema planetario
bajo las parras en flor;
qué fácil llegar a Marte,
qué fácil mover el sol.



Y en vuelo interplanetario,
con una rapidez loca
llevarme un racimo de uvas
desde Saturno a la boca.



…Mi corazón un planeta
más que de tierra, de Dios,
con un ángel en la orilla
y un demonio alrededor
-satélite de blancura,
satélite de carbón-
bien cuidó de mi custodia
el ángel que me guardó…


Qué ahora mismo, con qué risa,
y, a un tiempo con qué temblor,
estoy prendiendo en el negro
abrigo de don Ramón
un muñeco de papel,
un alado fantachón
hecho con las letras santas
del libro de Religión,
mientas que mis condemonios
le cantan a media voz:

“Borriquillo caliente
que lleva la carga
y no la siente…”


Don Ramón no se da cuenta
y tiene su explicación…,
que, aunque serio de remate,
es viudo y sin amor,
y cuando ve a doña Águeda,
don Ramón no es don Ramón.

Y es que aquella doña Águeda
-hoy caigo en la cuenta yo-,
como maestra era buena…
Y como mujer…,¡mejor!



Por la acequia
como barcos vegetales,
y barquitos de papel
sin timón, jarcias ni velas
van, a la deriva de sueños,
en callada competencia,
a una inminente batalla
de cañonazos de piedras
y a un prematuro naufragio
de aventuras marineras.

(También un día yo fui
Marinero en esta acequia)



“Agua de mi escuela,
acequia de Dios;
un Ave María
y el Padre Manjón
con su borriquilla,
con su bendición,
como en Galilea
Dios nuestro Señor.


Agua de mi escuela:
canta, corre y canta
y dame tu son,
que hoy te necesito
por mi corazón.
Yo, desde mi cuna,
soy agua también,
mucha ya pasada,
poca, por correr.
Dame tus recuerdos,
¡me hacen tanto bien…!
Y dame tu gracia
Y tu sencillez
ahora, en mi vida,
y en mi muerte. Amén”


Por los naranjos, un grupo
de niños roban un sol
pequeño en cada naranja.
Con ellos robaba yo.


“Robad cuanto os venga en gana,
robad más y mejor;
que nunca es grande el castigo
cuando es chico el pecador.
Que nunca podréis estar
ni nunca podréis ser, como hoy,
ni más limpios de pecado
ni más dignos de perdón”.




¿Quién los castigará a ellos …?
¿Y a mí, quién me castigó…?
Que pena que se haya muerto
-que es haber crecido yo-,
aquel don Juan medio ciego,
aquel vejete de Dios,
zapatos casi de tierra,
coronilla casi flor,
gafas casi de milagro,
sotana casi sayón.
¡Qué pena que se haya muerto!...
¡Y eso que me castigó!
Yo robaba las naranjas
recordando la inscripción
que en la puerta de la escuela
es como una invitación:
TODO PARA TODOS.
Si,
si, pero para ti no.


                                                                       Sí, pero para ti no

Tres libros en cada mano
y arrodillado ante Dios,
mi llanto no se sabía
si era rabia o contrición.


-Resucite usted, don Juan;
lo pido en nombre de Dios,
y castígueme de nuevo
por algo mucho peor
que robarle las naranjas
a espaldas de su perdón;
que cantarle a don Facundo
escondiéndome la voz;


“Por la carretera sube
Facundo con un farol;
se le han roto los cristales
y se ha dado un coscorrón…”



que hacer rabona  en el río,
que hacer aeroplanos con
las hojas del catecismo,
que tomar la comunión
sólo por ver si el obispo
era un hombre o el Señor…
Porque todo aquello y más
volvería a hacerlo hoy,
si usted no se hubiera muerto
que era no ser grande yo.



Suena la banda de música.
¿Quién será su profesor…?
¿Y le harán burla los niños
como entonces hacía yo…?
Entre la banda de música
yo era un pequeño tambor,
redoble siempre a destiempo
seguido de un coscorrón.



Y cantan, y cantan los niños…;
Con ellos cantaba yo:
“De diez me llevo una,
de veinte, dos,
de, treinta tres…,”
del alba me llevé el sol,
y de todas las estrellas
me llevé el beso de Dios.

                                                                         Manuel Benítez Carrasco

Hoy quiero cantar con ellos
y no me llega la voz.
Que las cosas que hoy me llevo
de treinta, vida y amor,
son para llorarlas mucho
dentro de mi corazón.


     Termino con palabras de D. Andrés Manjón, pero antes quiero agradecer, reiterándome en lo que dije al principio, mi agradecimiento al Patronato, para que haya visto la luz esta guía, a la presentación que se hace al comienzo por el Presidente, D. Emilio Atienza Rivero, a la colaboración de nuestras Escuelas Profesionales, en la confección del plano que viene al final de la guía, a vuestra asistencia y paciencia, por la atención prestada.
    
                                                    Con mis alumnos. Curso 1963-64
                                                  ¡ Yo soy agua pasada, poca por correr....!
    
     Igual que dice Manuel Benítez Carrasco en su poesía dedicada a la escuela de su infancia, yo desde mi cuna, en aquella portería de la Casa Madre, soy agua también, mucha ya pasada, poca por correr. Sígueme dando tus recuerdos, ¡me hacen tanto bien! Y dame tu gracia y tu sencillez ahora, en mi vida y en mi muerte. Amén.
      “Tome cada uno lo que le interese, amplíen los pensadores las ideas que aquí se apuntan, perdonad si no ha sido de vuestro agrado, porque ni es hábil el cocinero, ni jamás se guisó a gusto de todos.

Muchas gracias.

                       REPORTAJE DE VÍDEOS Y FOTOGRAFÍAS























                                                 José Medina Villalba

9 comentarios:

  1. Reynaldo, durante muchos años he acompañado a cuantas visitas han llegado al Colegio, las palabras en esos momentos son interesantes, pero se quedan solo en las que las han percibido.
    Llegado estos momentos de mi trayectoria en la vida, tenía sumo interés en plasmar por escrito un "lazarillo", que no fuera yo, que acompañe, en el futuro, a los que visiten el Colegio, estas Escuelas a las que me consta les tienes un gran cariño.
    Gracias por tu comentario. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Amigo Pepe: Con la interesante lectura de este reportaje, sobre la guía para visitar las escuelas, he podido observar el calor que le pones a todo lo que haces, y el calor que hacía a las cinco de la tarde, en el barrio del Zaidin, es que eran las cinco de la tarde,una hora más bien taurina, con traje obscuro y corbata, cuarenta grados en la calle, y sesenta en el corazón. Amigo Pepe te metes en unos fregáos que te va a ser imposible salir de ellos, sobre todo cuando puedo comprobar que no pones ningún interés por abandonarlos,y es que esa incansable actividad, forma parte de tu propia vida y de tu forma de amar y querer, al sitio donde naciste te criaste y te educaste.
    Has sustituido desde hace mucho tiempo la vespa de tus amores y la has sustituido por la pluma y el ordenador, pero sigues tomando las curvas, con la misma habilidad y casi siempre, a pesar del riesgo vas en directa y sin frenos, la experiencia, el cariño, el conocimiento, la destreza, ya convertidas en habito, se han apoderado de ti y no los veo dispuestos a abandonarte, no seré yo el que te aconseje que des marcha atrás, porque las vespas solo marchan para adelante, así es que espero que no te canses y sigas repartiendo alegrías satisfacciones a todos los que hemos tenido la suerte de conocerte y seguirte. Un fuerte abrazo de tu amigo Pepe Cuadros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Pepe:
      Aún me quedan calorías de aquella tarde veraniega, en la que las palabras, igual que durante el invierno se congelan dejando un halo vaporoso al salir de las fauces, aquella tarde era un fulgor el que impregnaba el ambiente, quizás por esa reserva calorífica que aún conservo, estos fríos que de golpe se han metido, los estoy soportando con cierta gallardía y arrogancia.
      Hablar de mi vespa es traer al presente más de la mitad de la historia de mi vida. ¡Cuántos recuerdos y añoranzas!¡Cuántos momentos de satisfacciones y alegrías! pero también,¡cuántas preocupaciones, responsabilidades e inquietudes!
      Creo, amigo Pepe, que si alguien pudiera hacer un guión cinematográfico, se podría llevar a la pantalla con el título: Una vespa con forma de jeringa.
      Igual que aquel famoso soneto que escribiera Francisco Gómez de Quevedo Villegas y Santibánez Cevallos, parodiando la nariz de Góngora, con el que no se llevaba muy bien, que digamos.
      Erase un hombre a una nariz pegado
      erase una nariz superlativa
      erase una nariz sayón y escriba
      erase un pez espada muy barbado.

      Podríamos decir:
      Erase un hombre a una vespa pegado
      erase una vespa superlativa
      erase una vespa verdugo y esclavo
      erase una vespa en ordenador transformado.
      Ahora con mi ordenador, ¡qué buenos ratos me da! como mi vespa; pero, ¡maldita sea! cuando quiere jugar conmigo, ¡qué malos ratos me propina! al tomar malamente alguna curva a velocidad endiablada por las exigencias del archivo que estoy escribiendo, se bloquea, me echa a la papelera las muchas horas de trabajo y desvelos, o simplemente me hace borrón, y ahora, ¡te la apañas como puedas!
      D. Andrés Manjón tuvo tres burras, como tu muy bien sabes, la primera fue "La Paloma",¡floja como ella sola!
      Mi primera vespa, de color celeste, no tiene punto de comparación, con qué alegría de traía de mi primer pueblo, como maestro, todos los fines de semana a la capital.
      La segunda burra de Manjón fue "La Golondrina", muy nerviosa en alguna ocasión dio con los huesos de D. Andrés en el suelo.
      Mi segunda vespa era de color azul, también me tiró al asfalto en alguna ocasión.
      La tercera burra, fue "La Morena", el mejor jumento: tranquila, apacible, servicial, así fue mi tercera vespa.
      "La Morena", vivió doce años después de que muriera su jinete que tantos años la montó.
      Mi tercera vespa, de color rojo, aún vive, está enferma, reposa en el trastero de la cochera, he querido llevarla al desguace, pero a la hora de la verdad, mis nietos y mi hijo me lo han impedido, y eso que ya no camina.
      Cuando la miro pasan por mi mente una serie de momentos y recuerdos que me hacen revivir el pasado, e incluso me siento fortalecido. ¡Qué ilusión! ¡De recuerdos también se vive!
      Un fuerte abrazo.
      Pepe Medina.

      Eliminar
  3. Querido Pepe:
    He publicado un mensaje de prueba, a ver, porque con estos enigmas de la informática, no sé a dónde habrá ido a parar mi comentario anterior… Qué lástima, porque era bastante extenso, y en él, claro, te felicitaba por la amenidad, rigor y profesionalidad de tu reportaje. Me hizo recordar, por un lado, la visita del pasado curso con mis alumnos, y por otro, la asistencia de Juan Carlos y mía a la presentación de tu estupenda Guía este pasado mes de septiembre, en un día en que, en efecto Granada parecía un auténtico horno!!
    Me ha encantado todo, pero especialmente, las coplillas, canciones y poemas que rescatas, como documento de un tiempo pasado.
    Un fuerte abrazo y la felicitación de Amelina

    ResponderEliminar
  4. Querida Amelina:
    Siento enormemente que el comentario anterior no haya llegado a su destino, ¡qué le vamos a hacer! percances a los que nos tiene acostumbrados internet.
    Me congratulo con el hecho de que la introducción a algunas de las coplillas que hice, de un tiempo pasado, fueran de tu agrado y de Juan Carlos, espero en tu próxima visita con tus alumnos al Colegio, poderlas recitar y ampliar más. Creo que esta tradición que, con buen augurio se abrió el pasado curso, habrá que seguir dándole continuidad.
    Ya estáis invitados, solamente nos falta señalar época del año, mes día y hora. Estoy a tu disposición.
    No tiene precio con el que se pueda pagar vuestra asistencia, esa tarde calurosísima, a la presentación de la Guía, con un Sol de justicia que abrasaba, 40º a la sombra, ¡había que echarle valor para hacer acto de presencia! por lo que os estaré eternamente agradecido.
    Como muy bien dice mi amigo Pepe, el sevillano, parecía más bien, la hora de una corrida de toros en el ruedo de la Avenida del doctor Oloris.
    Mi agradecimiento por el primer comentario, que habrá quedado en la nube y el"flojo del correo", no ha querido dejarla en mi buzón, -llámesele ordenador- y por este segundo que si llegó con el beneplácito y sincera complacencia .
    Un fuerte abrazo de Pepe.

    ResponderEliminar
  5. Amigo pepe:Cada vez que leo tus respuestas, encuentro más similitudes en nuestra forma de pensar y ver las cosas; yo también acostumbraba a tomar las curvas en directa, sin frenos y para más riesgo con los ojos cerrados.
    Me ha encantado la versión que haces de los versos de D. Francisco De Quevedo y Villegas,y el verso alusivo a la nariz de D. Luis de Góngora y Argote.
    He encontrado una definición que hacían algunos críticos del personaje autor de esas estrofas; dicen que era de gran hondura moral, agudo y malicioso ingenio, vigoroso lirismo y gran conocedor del idioma. Por ventura no serás tu sin saberlo descendiente. Este critico Ampliaba su información dirigida a los Maestros Nacionales,desterrando la falsa idea, perniciosa, de un Quevedo autor de unos chistes que el vulgo le atribuye,cuando no hay un escritor que trate con más hondura, la desolada realidad de la decadencia de España al correr el siglo XVII,( reinados de Felipe III y Felipe IV ).
    viene a morir en España
    y es en Génova enterrado.
    Y pues quien le trae al lado
    es hermoso, aunque sea fiero,
    poderoso caballero es don Dinero.

    Son sus padres principales
    y es de nobles descendiente,
    porque en las venas de Oriente
    todas las sangres son reales:
    y pues es quien hace iguales
    al rico y al pordiosero,
    poderoso caballero es don Dinero.

    ? A quien no le maravilla
    ver en su gloria sin tasa
    que es lo más ruin de su casa
    doña Blanca de Castílla¿
    Más pues que su fuerza humilla
    al cobarde y al guerrero,
    poderoso caballero don Dinero.

    Es tanta su majestad,
    aunque son sus duelos hartos,
    que aun con estar hechos cuartos,
    no pierde su calidad;
    pero, pues da autoridad
    al gañán y al jornalero,
    poderoso caballero don Dinero.

    Más valen en cualquiera
    (mirad si es harto sagaz),
    sus escudos en la paz
    que rodelas en la guerra;
    pues al natural destierra,
    y hace propio al forastero.
    poderoso caballero don Dinero.

    Amigo Pepe, cada vez que me respondes me das pie a una nueva intervención, por considerar incompleta la anterior, más ha conseguir de mi, tu incondicional alumno, que la mente se me acabe despejando. Un fuerte abrazo de tu amigo Pepe Cuadros.



    ResponderEliminar
  6. Amigo Pepe: me he saltado el primer verso y las dos primeras estrofas del segundo, está claro que las prisas no son buenas ni recomendables. A continuación corrijo el error producido.
    poderoso caballero don Dinero
    Madre yo al oro me humillo:
    él es mi amante y mi amado,
    pues de puro enamorado,
    anda contigo amarillo;
    qué pues doblón o sencillo,
    hace todo cuanto quiero,
    poderoso caballero don Dinero.

    Nace en las islas honrado,
    donde el mundo le acompaña;
    viene a morir a España
    y es en Génova enterrado.
    Y pues quien le trae al lado
    es hermoso, aunque sea fiero,
    poderoso caballero don Dinero.

    Hasta la próxima, que seguro estará
    a la vuelta de la esquina,
    incansable caballero
    en escribir el primero,
    en invierno con corbata
    y en verano sombrero.
    granadino de pura cepa,
    pero antes albaycinero.
    Tu amigo Pepe Cuadros

    ResponderEliminar